ANTEQUERA
01 / 01
+ 34 91 659 22 29

Blog

¿Por qué mediar en asuntos civiles y mercantiles?

¿Por qué mediar en asuntos civiles y mercantiles?

“To be a good mediator you must be a good listener. You have to listen to not only what is being said, but what is not said – which is often more important than what they say.”

Kofi Annan

 

Esta entrada está destinada a hacer reflexionar a nuestros lectores acerca de la consideración de la mediación como método de resolución de disputas ante un conflicto civil o mercantil, potencial o existente.

Recordamos que mediante la mediación las partes intervinientes hacen suyos los enfoques tradicionales de la “negociación estructurada”, donde se busca que todas las partes resulten beneficiadas por el acuerdo que finalmente se alcance, abandonando el tradicional enfoque existente en los procedimientos contradictorios (jurisdicción ordinaria y arbitraje).

El objetivo pues es el de centrar los esfuerzos de ambas partes en resolver el problema, creando valor y buscando satisfacer los intereses en juego y no tanto la posición que pudieren mantener.

Son las partes, con la ayuda del mediador, las que alcanzan un acuerdo que zanja total o parcialmente la controversia. La función del mediador es la de facilitar la comunicación entre ambas, conservando las partes en todo momento su poder de decisión sobre el acuerdo y su participación en el procedimiento.

Cualquiera de las partes es libre de abandonar la mediación sin necesidad de argumentar su decisión, sin implicar riesgo ni renuncia a ningún derecho, pudiendo continuar la controversia en un arbitraje o proceso judicial una vez finalizada la mediación sin acuerdo.

Siguiendo al Abogado y Mediador americano, Michael A.Zeytoonian, todo cliente debería valorar y responder a las siguientes preguntas previamente a elegir qué proceso utilizar (jurisdicción ordinaria, arbitraje o mediación):

1.- ¿Es importante para mí o mis intereses, desde un punto de vista personal o comercial, la relación con la persona o entidad con la que estoy en conflicto?

2.- Un elevado porcentaje de los asuntos que son archivados por los Tribunales trae causa de la existencia de acuerdos previos a la celebración de juicio. ¿Conozco qué métodos alternativos de resolución de disputas, ajenos al sistema judicial, pueden ayudarme a alcanzar mis objetivos sin necesidad de acudir a un juicio?

3.- ¿Qué sistema me permitirá participar en el conflicto controlando el tiempo de las actuaciones que se lleven a cabo?

4.- ¿Deseo tener control directo sobre el proceso a utilizar y su resultado final o prefiero someter mi asunto a la decisión de un tercero, juez o árbitro?

5.- ¿Qué rapidez necesito para resolver el conflicto?

6.- ¿Con qué presupuesto económico cuento para resolver el conflicto?

7.- Si necesito una solución creativa en la resolución del conflicto, ¿qué proceso tiene la capacidad y la agilidad para llegar a este tipo de resultado?

8.- ¿Es importante para mí mantener la confidencialidad y la privacidad del asunto y de las personas en éste involucradas?

9.- ¿Es posible trabajar de forma directa con la parte en conflicto con la ayuda de profesionales capacitados?

10.- En caso de controversias internacionales, ¿qué proceso es el que reduce en mayor parte las dificultades de entendimiento (culturales o idiomáticas) existentes entre las partes?

11.- ¿Me he informado y he considerado todas las opciones disponibles antes de elegir qué proceso tomar y a qué tipo de profesional contratar?